Envíanos un mensaje o comentario

Información de contacto

El momento de la verdad, tanto para el dentista como para el paciente, está en el que la persona, esa persona que es nuestro paciente, nos da permiso de usar nuestras manos en su boca, lleno de expectativas y no menos temores e inquietud.